Las margaritas crecen heridas…

A inxustiza


Amencera tépedo. As raiolas do sol coábanse polas fiestras, que xa permanecían francas dende
as primeiras horas do abrente.
Os avós acordaban cedo, e erguíanse con ansia. Os animais berraban famentos na corte e
obrigaban ós moradores a facer uns horarios temperáns.
A primeira en resollar era a pequena Lúa,que comezaba a pedir o almorzo con tenacidade.
Logo , Rosalía, demoraba até que Mercedes, a nai,intranquila, a espertaba.
A familia dormía no sobrado, pero a vida desenvolvíase na cociña. Todas as mañáns almorzaban
xuntos. A nai, preparaba a Rosalía para asistir á escola. A roupa de cote gardábase no chineiro da
cociña, dentro da porta abatible.O berce de Lúa estaba colocado preto del, case no medio da
estancia.
Unha mañá en que Mercedes vestía á súa filla Rosalía para a escola ocorreu a desgraza.Lúa, que
estaba coas manciñas agarradas ós barrotes do berce, perdíu a estabilidade e, xirando sobre si
mesma, deu a volta e caeu de bruzos cos braciños infantís dentro da pota de auga fervendo
que,inapropiadamente, estaba situada detrás dela.
A sinrazón prendeu na familia e, todos a un, socorreron á meniña. A nai bulía arreguizada
procurando que o mal non fose a maiores. Ergueu á pícara no regazo e tentou quitarlle a rebeca, coa
mala sorte de que a pel dos braciños saía apegada na la da manga.
Aquilo non pintaba ben. A nena choraba sen acougo, non calmaba cos agarimos desesperados da
súa nai.
Rosalía perdeu a noción do tempo.O desacougo prendeu nela, incapaz de facer nada pola irmá.
De súpeto, Mercedes descargou nela toda a súa frustración, acusándoa de ser quen empurrara o
berce.
Rosalía non soubo dar creto dos feitos, mais parecía que as evidencias a facían culpable. Ela non
fora consciente de bater no berce en ningún momento, pero a traxedia estaba aí, diante dos seus
ollos infantís. Sentíase mermada e fráxil. Con seis aniños non tiña espíritu de crítica, tan só
aceptaba as cousas como viñan.
No camiño que a levaba á escola baleiraba as bágoas pola irmá querida e, tamén pola grande
malleira recibida por parte da nai, que entolecera coa traxedia. Ela percibía a dor de Lúa e sentía, no
aturdimento, que debía ser a culpable.
Mercedes levou a Lúa a facer as curas, pero o médico foi tan brután coa pequena que decidíu
que a súa filla non volvía nunca máis a porse nas mans dese matasáns. Ela mesma lle fixo as curas
todos os días.
A hora do tratamento convertíase nun feito difícil de soportar.
Finalmente, Lúa, despois de tanto sufrir, curou, aínda que como recordo conservaría sempre
unhas feas cicatrices na flexura do cóbado.
Nunca quixo facerse cirurxía e, o máis importante e que, nunca, nunca, llo tivo en conta a súa
irmá, algo que ela agradeceu no fondo do seu corazón senlleiro. Mais, a nai, pola contra, cada vez
que viñan visitas á casa, esforzábase en sacar o tema e, sinalaba co dedo acusador á responsable.
Sempre que ocorría isto, a autoestima de Rosalía, precaria de por si, empequenecía aínda máis.
Pasaron os anos e, Rosalía, que nunca superara o suceso, matinaba co frecuencia nel, xa que era
un tema do que se falaba moito, sobre todo cando a nai se enfrontaba a ela.
Un día, pensando en soidade, prendéuselle unha luz. Era maior e xa escoitara falar dos
accidentes no fogar. Por vez primeira, colleu conciencia dos feitos e, recordou que aquel fatídico día
había unha meniña que apenas sabía andar, arredor dunha pota fervendo, que un maior puxera no
espazo de xogo de Lúa. Tamén estaba o berce, que Rosalía non acordaba ter empurrado. Tal vez a
nena incluso podía ter perdido o equilíbrio, precipitándose cara atrás e arrastrando con ela o berce.

A pota, claro está, colocárana mesmo detrás de Lúa. A traxedia conspirara cunha facilidade
pasmosa.
A partires dese instante de clarividencia, cada vez que a nai sacaba o tema, acusándoa, Rosalía
enfrontábase a ella e expoñíalle as cousas como ela as vía realmente.
Pronto a fixo entrar en razón pois, chegou un momento a partir do cal nunca mais se buscaron
culpabeis. Quizabes, os verdadeiros implicados, non atoparon con que xustificarse ante as
evidencias que lles expoñía, con toda seguranza, unha nena inxustamente acusada.
Rosalía e Lúa seguen a ser as mellores irmáns e, a sombra da traxedia nunca se interpuxo entre
elas, máis ainda, a dura infancia lonxe de separalas, estreitounas para sempre, nunha ligazón
dificilmente destructible.

África Leal

Y las margaritas no tenían sueños…

I

Ollos inxectados de impotencia
sen ombreiro onde chorar as penurias.
Lástima de nena rota e esnaquizada.
Destino alleo de doces promesas.
Vida clandestina dentro e fora dos muros
da casa vella.
Onde laiarei as miñas penas?
A quen apelar? A quen acudir
que non delate a desgraza?
Soedade e máis soedade.
Alma tenra de nena profanada.
Anguria de corazón novo.
Rogarei de novo o Señor
Quizabes Deus faga de avogado
e me libere das cadeas
que me oprimen


II


Sospeitas, desconfianzas, receos…son poucas verbas para intentar supoñer
a aldraxe dun neno.
Reflexos na noite.
Sombras no día.
Suores e xemidos a destempo…
Calores no medio do frío…
Onde está a nai?
Morta?
viva? cega? muda?
Quen sabe?
Ó mellor na súa gaiola
de fantasía.
Intentando non ver
para non ter que dar resposta
nen creto á vida.
Que importa? Ó final…
Quen morre? O Querubín….
Outros quedan no seu sitio.
Millóns de vagalumes como el
ancorados no mundo.
Vida cruel.
Mundo sen nome.
Cousas da vida.
Muller sen fronte.

III


As verbas están núas nos meus sentimentos.
Os meus sentimentos están núos no meu corpo.
Eu son todo un sinfín de dúbidas.
Acharei algún día as respostas
que hoxe tanto me angurian?.
Albiscarei razóns que xustifiquen
a inxustiza?
Todo semella un trabalinguas, mais
é o resumo indisciplinado
de toda a miña vida.
Que dicir dela?
Que puido ter sido e non foi?
Que foi e nunca debeu ocorrer?
De quen ou quenquera
proviñeron as barbaries?
Del ou dela?
Do pai ou da nai?
Da terra ou do ceo?
Importa acaso?
Os feitos xa están consumados.
Eu son o feito,
e a miña vida o resultado

África Leal

Y las margaritas gimen como el viento

Hola a todxs!

Me encantaría escribir cosas dulces y hermosas. Pero, la situación, no dá para más.

Ante todo, disculpas anticipadas por mis problemas al expresarme. Y, también, a los posibles errores tanto ortográficos, cómo de morfología y de sintaxis. Y no hablemos del vocabulario y la puntuación.

Reemprendo el blog sola, sin supervisión. Y, eso, me dá ‘ mieditis’.

Me gustaría contar cosas que os hagan sonreír. Y me gustaría mucho que me respondieseis. No sé, sí eso ocurriera, sí sabría estar a la altura de vuestros comentarios. Aunque el orgullo me mantiene muchas veces en pié, me condidero una persona humilde y honesta. Yo lo intento.

Cierto es, que rompí con mis padres, porque la relación me hizo y me hacía muchísimo daño. Mi hija, aun así, se aconsejó conmigo para seguir yendo a ver a mí familia. Y yo, la liberé. Ya no siento rencor, incluso, de hecho, les deseo lo mejor y, aunque parezca difícil de entender también, cuándo deseo rezar,  lo hago por ellos. Porqué? Porque, aunque viví muchos años con ellos, no los conozco. No sé que les alegra, en verdad. Qué es realmente la felicidad para ellos. Sólo conocía, en aquella época, el mundo de las apariencias, la hipocresía, el abatimiento, los castigos, los abusos… Y, finalmente, descubro a un padre que fue abusado. Y que me lo niega. Además de sufrir una falta de cariño, y una infancia y juventud, plagada de castigos, que bien pudieron ser la causa de su comportamiento en la edad adulta. Y qué, quede clarito, ser abusado y maltratado no te obliga a hacer a tí lo mismo. Desde luego que no. Pero sí sirve para entender conductas.

En cuanto a mi madre, no sé. Es difícil y extraña. Tiene, como mi padre, unos valores raros. Sinceramente no sé como se siente ni como hace para ser feliz. Excepto disfrutar siendo dañina.

Pienso, muchísimo, en las personas maltratadas y abusadas durante este confinamento. Solas. En silencio. Muertas en vida. Y no doy para más. No sé como ayudarlas desde el anonimato. Y sí se atreviesen a escribirme tampoco sé sí sabría estar a la altura. Me esforzaría mucho. Eso que quede claro. Sólo decirles que de la dependencia emocional se sale. Y que llega un momento en que esos seres que tanto deseabas que cambiaran para bien ya no te afectan lo más mínimo. Antes creía que era imprescindible sentir el amor y el afecto de unos padres. Ahora ya no opino lo mismo. Ni siquiera los echo de menos de forma patológica. Siento que el pasado se va diluyendo y perdiendo intensidad cada día que pasa. Y, simplemente, a veces, creo que soy huérfana. Y, que todo lo que me sucedió, le pasó a otra persona. Se van perdiendo y olvidando los malos recuerdos. Ya no me identifico, en muchos momentos, con esa niña abusada y maltratada. Imagino que la influencia del subconsciente está ahí. Si lo pienso aún duele mucho. Lo bueno es que mi pasado ya no llena por completo mis días y mis noches. Se va, noto cada día que pasa como lo hace. Y, por ahora, lo que se desvaneció todavía no ha regresado. Y, espero, que nunca lo haga.

Pensé que 
-tal vez-
si gritaba su nombre
al vacío, 
la traicionera soga
acariciaría 
como seda y terciopelo
mi cuello desnudo.
Soñé con sus manitas
calientes
que se convirtieron 
en cuerda.
Cuerda que no asesina,
que sólo te hace 
viajar 
en el tiempo.

África Leal

PD: Empecé hace una semana, más o menos, con Facebook. Si me queréis seguir mi nombre es Pili Domínguez.

Cuando las margaritas echan de menos los abrazos…

Te mando un abrazo ciclópeo para que te dé fuerzas para seguir adelante. El camino es tortuoso, pero llegarás a buen puerto. No tengo la menor duda. Empieza dando un pequeño paso. Diciendo un primer ‘ no’ . Llénate de fuerza y arranca!!!! Que la meta te espera. No lo olvides nunca. Te doy mi mano y mi fuerza. Vamos!!! Tú puedes!!!!

Mi cuerpo se tambalea como un susurro de gorrión.

Nada me obliga a mantenerme en pie,

pero aún así no deseo caer yerta.

Estoy segura de que el suelo no saldrá a la puerta a recibirme.

Esperaré tranquila a que la primavera haga un lecho mullido.

Luego, me dejaré desvanecer en un “sí, quiero”.

 

África Leal

Cuando las margaritas empiezan a marchitarse

Ya sé que este encierro es duro. Y, muchísimo más, si el dolor te acompaña. Desde mi rincón, decirte que estoy contigo. Que te comprendo. Que, cuando menos te lo esperes, lograrás reunir la fuerza suficiente para cambiar de vida. Sé que es muy duro. Pero, te aseguro, que se sale. Si pones empeño, confías en tus aptitudes, que las tienes, y buscas apoyo profesional, saldrás. Aunque ahora sólo veas un laberinto oscuro, te aseguro, por propia experiencia que, finalmente, la luz te encotrará, si tú no tienes fuerzas para encontrarla a ella. Somos muchas y estamos contigo. A una. Todas de la mano, para irradiarnos fuerza y coraje. Que el miedo no te paralice. Extiende tus alas y vuela. Que la justicia te protege y te acompaña. Y verás como tus hijos, por fin son libres, por primera vez, a tú lado. Ya sé que es muy difícil. Pero, ellos sólo te tienen a ti. Tú eres su pasaporte a la libertad, y el tuyo. Nunca olvides que somos muchas. Y lo vamos a lograr. No te quepa la menor duda. Yo lo hice. Y tú también lo harás. Más pronto o más tarde. Como una corredora de fondo, la meta te espera. Ánimo y adelante. El camino es duro, pero vale la pena. Te lo aseguro. Un abrazo de energía y todo mí cariño.

 

Yaces inerte a la orilla del camino:

nadie parece objetar la indiferencia.

Una mariposa hostil grabó sus patas en tus ojos doloridos.

Ya no canta la cigüeña en su flamante nido.

¡Qué no sabrán las vestales cuando bailan cohibidas!

Un hechizo de luna salvó tu playa

del huracán que amenazaba

el fuego que prendiste en la arena

para secuestrar tu miedo.

Un pez saltó en la olla y se ahogó incrédulo

 

África Leal

Y las margaritas pensaron que el sol vuelve a amanecer cada mañana.

Me gustaría mandaros una poesía de ánimo. Para que la esperanza, que muchos tenemos agazapada en un rincón, siempre regrese al lugar dónde nunca, nunca debió marcharse. Nuestros sueños.

*******

Me desperté sobresaltada.
Un olor acre a humo me asustó.
La noche permanecía callada e intangible.
Tan solo un murmullo en el silencio insondable.
Un crepitar de ramas muertas alteró nuestra rutina nocturna.
Las polillas revoloteaban nerviosas por el cuarto.
Los perros ladraban presagiando peligro.
Salimos al jardín con lo puesto.
El fuego parecía acechar en la penumbra.
Se aproximaba sin pedir permiso.
Apenas pudimos reaccionar con coherencia.
Las llamas rodeaban escandalosas nuestro hogar, amenazaban nuestras vidas y, hacían que la
cordura nos abandonase juiciosa.
Los pájaros y los murciélagos sobrevolaban nuestras cabezas como fantasmas en un
holocausto infernal.
Soltamos a los animales.
Pero… no era suficiente.
Necesitábamos agua… mucha agua.
El pozo estaba seco, el aljibe agostado, una sola manguera, quizás tres cubos y un sólo
barreño.
Todo ocurrió de forma precipitada.
El fuego se avivó más rápido que nuestro pensamiento.
El humo se hizo insoportable.
El calor abrasaba nuestros cuerpos indefensos.
No podíamos respirar.
Nos mirábamos incrédulos.
Íbamos a morir.
Abrasados…
Y entonces…entonces sonó, monótono, el despertador.
Me lancé al vacío como un relámpago airado.
Mi compañero dormía complacido.
Era de día.
No había humo.
Ni fuego.
Brillaba, discretamente, el sol.

África Leal

Cuando las margaritas pliegan sus pétalos.

Hola de nuevo!

Esta situación que estamos sufriendo me ha hecho darme cuenta de lo insignificantes que somos y, al mismo tiempo, que fuertes y solidarios también. La verdad es que me siento un poco triste. Por la gente. Por sus vidas. Por sus puestos de trabajo. Por sus sueños y esperanzas arrinconadas. Y, fijaos, que digo, arrinconadas. Porque, en el fondo de mi corazón, no me abandona la esperanza. De volver a abrazar. De sonreir. De acariciar con respeto. De soñar con un futuro que no nos controle, sinó que le controlemos a él.

Y, mientras tanto, me encantaría escribirle a las almas que en estos días de confinamento se sienten más atrapadas. Donde, las cuatro paredes que las protegen, también silencian su drama. Es, para ellas, mi poesía. Para que se sientan reflejadas y comprendidas. Aunque a mí, personalmente, no me gusta banalizar ni ser muy explícita. Aunque, a veces, se me va la mano. Un abrazo para todas ellas.

Hoy, voy a hablaros de Ella. Me da paz cuando se adormece sobre mi pecho. Y me arruya sin darse cuenta. Algún día lloraré su pérdida.

*****

Un día te soñé…

Pero aún no habías nacido…

Aún…no habías rozado mi corazón…

Con tu hocico de azabache, con tu pelo de humo, con tu mirada de princesa destronada.

Y, de pronto, surgiste, con tus andares titubeantes, con tus ojos cerúleos.

Y…me enamoré de ti.

De tu ronronear cotidiano, de tu parpadeo infantil, de tus uñas enjaezadas, de tu corazón de animal herido, de tus sueños de gata olvidada,

Y…te hallé. Bajo la tormenta, en el suelo inhóspito, ahogándote en un charco helado.

Y viniste a mí y comenzamos a amarnos, como el sol ama a las estrellas, y las estrellas aman a la luna y la luna a los hombres y los hombres al cielo…

Y reímos y lloramos juntas, como madre e hija, soñando con los nietos que vendrán.

Con sus sueños diminutos, con sus maullidos de cristal, con sus patitas de membrillo, con sus ojos de gaviota viajera…

Y sus corazones de polizontes desaliñados…

Y las margaritas se enternecen…

En Mi planta de naranja lima, del escritor José Mauro de Vasconcelos he encontrado, como lector, una dosis de sensibilidad y de ternura difícil de catalogar. Me he sentido parte de la novela, al lado de Zezé, el muchachito brasileño de cinco años protagonista de esta historia de valor humano incalculable.

El autor se inflama de la magia de un niño que arrebata los corazones con su sabiduría infantil, sus travesuras grandilocuentes y su espíritu soñador. Un drama difícil de sobrellevar, sobre todo en los momentos en que te identificas con él. No en vano sus alegrías son tus alegrías y sus congojas son tus congojas. Te sientes presa de esa atmósfera que te arrastra a vivir en una montaña rusa de sentimientos que te conducen a donde el dolor cobra verdadero protagonismo.

Las lágrimas y las sonrisas asoman a tu rostro en un vaivén incontrolable. El dolor y la alegría se dan la mano en esta historia llena de emoción y de desdicha. Una alternancia que pone a prueba los corazones de las almas que algún día atravesaron, como Zezé, los caminos de la incomprensión y los malos tratos. Un relato sobrecogedor que a nadie deja indiferente.

África Leal.

***

Alguien soñó mis pesadillas carmesí.

Alguien gritó mis lamentos al viento que estrangula.

Alguien desvistió su cuerpo ante la serpiente ponzoñosa.

Alguien arañó su rostro entre las zarzas de cristal.

Alguien ahogó su voz entre las palabras inconexas.

Alguien se está muriendo, mientras sueña que el mundo, ingrato, se arrepienta.

                                                                                                                            África Leal

Y las margaritas se agazapan…

A veces, cuando estoy triste y asustada e incluso cuando estoy contenta y agradecida, me refugio en mi habitación y, como una niña pequeña, me escondo bajo las sábanas. Siento como mi cuerpo se viste con la ropa que tiene el misterioso poder de relativizar los problemas que atenazan mi alma.

En mi refugio sutil rezo a los Dioses de todos los seres, a los que existen y quizá también a los inventados; allí lloro mis penas, allí alivio mis pesares y también en ocasiones me congratulo con mi buena fortuna.

Un viejo cuadro de Leonardo, que siempre me acompaña, me ayuda tímidamente a hacer las paces con mi madre. Y una camiseta de mi hija enroscada en mi cuello me hace las veces de abrazo.

Verdaderamente soy una persona afortunada por poseer un hogar que me proporciona paz y alegría. Por desgracia no todo el mundo puede decir lo mismo. Así que haré una respiración profunda y comenzaré a caminar porque el futuro, muchas veces, es de los que lo viven con alegría.

***

La niña carmesí es luna hostil,

como los ángeles caídos

sobre un campo de orquídeas rojas.

Duerme errático, capullo de marfil,

vuela frente al horizonte púrpura.

No te desveles en la noche pretérita.

Sueña que las sombras se hacen luz.

Que la lluvia se torna crisálida.

África Leal

 

Y las margaritas hacen balance…

Como ya os he contado, después de una conversación con mi marido y mi hija, siento que los he vuelto a descubrir. En esa conversación hablaron los sentimientos que hasta el momento se hallaban mudos, hundidos en una especie de cárcel en la que la mala suerte los había hospedado.

Esa noche los segundos se congelaron en nuestra casa, nuestros corazones se descubrieron y, de nuevo, los secretos fueron desterrados. Cada uno de nosotros mostró lo que le afligía y descubrió lo que no conocía del otro, Se habló también de lo que debía corregirse en la relación para no caer en errores antiguos que, en vez de beneficiarnos como familia, nos ahogaban llevándonos a la destrucción.

Decidimos escucharnos, querernos y, sobre todo, darnos una nueva oportunidad. Así lo venimos haciendo desde aquel día y creo que, al menos en lo básico, hemos acertado. Desde luego, el esfuerzo valió la pena y nuestro amor por la familia hizo el resto.

En lo que respecta a mi hija, la separación física era inevitable debido a sus estudios, de hecho se tiene que ir a otra comunidad. Los primeros días fueron difíciles, pero espero irme acostumbrando. El hecho de haber hablado con ella y dejar mi alma al descubierto fue básico para ambas. Me he quedado con la sensación de que todo es más transparente entre nosotras y eso ayuda sobremanera. Antes necesitaba imperiosamente el acercamiento físico, los abrazos, los besos, el decirle continuamente cuanto la quería… Ahora ya no sufro de igual manera, pues ya les expliqué lo importantes que eran para mí, tanto ella como su padre.

Ya no siento esa necesidad desquiciante de mimarla. Ahora me siento tranquila y relajada a su lado, igual que al de mi marido. Si tengo algo que objetar lo hablo y entre nosotros intentamos arreglarlo.

Cierto es que la casa está vacía sin nuestra hija, pero me tranquiliza profundamente el saber que, por ahora, está viviendo conforme a sus gustos y a sus principios. Es feliz con lo que hace y eso tiene que servirme de consuelo cuando la echo en falta. Ante todo, la quiero y la respeto por como es y por como piensa. Me siento muy orgullosa de ella y le deseo fortuna en todo lo que se proponga.

Aunque hay cosas en las que todavía disiento y que a veces me hacen dudar, puedo afirmar que también me siento orgullosa de mi marido. Es verdad que no siempre estoy de acuerdo con él y eso a veces me entristece, pero luego él me compensa gratamente y hace que intente comprenderlo y pensar que todos tenemos derecho a disentir y a equivocarnos.

Puedo deciros otra vez, y perdonad la insistencia, que mi familia ha vuelto a nacer. Por eso es imprescindible que la tratemos como un niño en pañales dedicándole atención y mimo. Estoy segura que, con nuestro empeño y asesorados por los profesionales, llegaremos, con fortuna, a buen puerto.

***

Rosas tempranas son sacrificadas

bajo el sol que las alimenta.

Un murmullo frenético de cascadas

enmudecen el bosque de enebros.

Gacelas azules se agazapan entre los árboles

para,luego, saltar impertinentes.

Un lazarillo juega al trompo

a la puerta de una escuela.

La tormenta se estrecha

en el cielo curvilíneo.

Un rayo audaz

le devolvió la mirada al ciego,

que humildemente guiaba

el joven huérfano.

Un pensamiento se quedó cautivo

en el aire.

Nadie lo echó de menos.

África Leal